4 Claves Para Ver Más Resultados Con Tu Gente



Hoy toca hablar de algo que me fascina muchísimo. Es uno de los errores más comunes que vemos en el mundo de liderazgo y por suerte uno de los más fáciles de corregir. Vamos a profundizar en el tema de LIDERAR. Seguro que para todos aquí es algo que nos interesa mucho, saber liderar bien. Pero, ¿cómo hacerlo? Hoy vamos a desmenuzar un poco y tocar los cuatro aspectos operativos de liderar, que son: marcar dirección, alinear, motivar y dirigir.


Haz clic aquí para ver el video de Alejandro y Walt hablando de este tema o seguí leyendo…



Cuando estamos hablando con líderes de todo tipo, una de las frustraciones principales que tienen, es que sienten que su gente no logra las metas que se ponen. Andan a mil todo el tiempo, muchísimo movimiento pero después muy poco progreso.


No creo que sea falta de entendimiento porque todos sabemos que para lograr metas tenemos que estar enfocados y organizados pero es difícil. ¡Hay tantas distracciones! —y como mi papá siempre me decía:

“Muchas veces estamos controlados con el urgente en vez del importante."

Esto nos lleva a estar abrumados con muchas cosas y perder el enfoque.


Si eres como nosotros, seguro te has preguntado mil veces: “¿Qué debo hacer para progresar más y ver mejores resultados?” Lo que más me ha ayudado como líder (y está ayudando a miles por todo el mundo) es el Modelo del Líder Confiable que es la culminación de más que 150 años de experiencia en liderazgo.


En ese modelo hay 4 aspectos operativos para lograr LIDERAR bien.

1. Marcar dirección

Al principio dije que íbamos a hablar del error más común en el liderazgo. La falta de dirección. Es increíble cuanta gente no tienen claro este punto (su meta) del equipo/empresa. Cuando no hay dirección no se puede progresar. El liderazgo empieza con una tarea, un task y si no está clarísimo es muy difícil que tu gente logra progresar.


Un ejemplo: Yo tengo tres hijos, les digo: “ve a limpiar tu cuarto”, clarísimo, ¿verdad? 10 minutos después salen mis hijos diciendo: “papi, ya está, lo limpiamos”. Entro el cuarto y hay juguetes escondidos debajo la cama y ropa tirada en el piso del ropero.


¿Qué pasó? Puedo culpar a mis hijos por ser perezosos y no hacer bien su tarea o puedo reconocer que la meta no estaba clara. Tenía que haber definido bien la meta para que ellos lograran lo que yo tenía en mente.


Eso pasa TODO el tiempo. Hay 3 preguntas que cada miembro de tu equipo debe poder responder: ¿Hacia dónde vamos? ¿Por qué vamos allí? Y ¿Cómo saber cuándo se hizo bien? Lograr clarificar la dirección de tu equipo, te permitirá comenzar a ver el progreso.



2. Alinear

Después de marcar dirección y asegurar que todos entienden, el próximo paso es alinear. Como los remadores que reman en sintonía, tu equipo debe trabajar en sintonía también. Hay empresas que tienen una meta clara pero después no definen bien las iniciativas estratégicas para llegar allí. Para decirlo más simple:


¿Quién va a hacer qué para cuándo?


Alinear tu equipo es tener a las personas correctas en los lugares correctos haciendo las tareas correctos en el momento correcto.

El movimiento cansará a tu gente a menos que estén trabajando y moviéndose en sintonía hacia la meta.



3. Motivar

La motivación es el “querer”. Como líder parte de tu trabajo es ayudar a tu gente con el querer. Nosotros vemos que muchas veces los líderes intentan motivar a su gente con premios, con dinero, etcétera; y a menos de que les estés pagando muy mal —por debajo del promedio— esto no genera muchos resultados.


Motivar en realidad tiene que ver más con el aprecio de tu gente que cualquier otra cosa. Muéstrales su contribución, aprecia el trabajo que están haciendo y anímalos a seguir hacia la meta.


Cuando tu gente siente que entienden por qué su trabajo es importante, que ellos mismos son importantes, van a estar más motivados y con más ganas de seguirte.



4. Dirigir (Manage)

Manage no significa estar encima todo el tiempo, ni tampoco abandonarlos a su suerte. Muchos líderes ponen mayor enfoque en este aspecto del liderar que a los otros tres, pero la realidad es que cuando los otros tres (marcar dirección, alinear, motivar) están bien hechos, dirigir es fácil.


Se trata más que nada de crear sistemas o una manera de rendir cuentas entre tu gente (no tanto ante ti) para mantener el ritmo del progreso. Funciona como un metrónomo.


Una vez estaba en una banda y el baterista estaba siempre perdiendo el ritmo. Eso pasa muchísimo con los equipos. O pedimos demasiado en reuniones y estamos siempre chequeando el trabajo (generando estrés, cansancio y desconfianza) o vamos muuuuuy lento y los abandonamos.


Dirigir a tu equipo es como poner un metrónomo que les permita rendir cuentas, tener preguntas (conseguir respuestas) y seguir progresando a una velocidad adecuada y sin cansarse.

Si te identificas con este tema, aquí tienes un par de preguntas para guiarte y aplicar estos aspectos en tu liderazgo —¡va con 2 recursos gratuitos para apoyarte en el camino:


  • ¿Cómo sientes que vas con LIDERAR?

Pensando en la gente a la que lideras, en las últimas 2 semanas…

  • ¿Qué has hecho para Marcar Dirección, Alinear, Motivar, y Dirigir?

  • ¿Qué te está funcionando? ¿Qué te está costando? ¿Qué necesitas mejorar?

Tenemos 2 recursos gratuitos para ayudarte en esto.

El primero es nuestra evaluación. Aquí puedes analizar cómo está tu liderazgo actual. Dale click AQUÍ para empezar.


El otro es un ebook “Cómo ser un líder efectivo”. Este viene con 40 preguntas para ayudarte a aplicar de la mejor manera lo que hablamos hoy. Dale click AQUÍ para descargarlo.


¿Qué puedes hacer esta semana para mejorar en al menos uno de estos puntos? ¡Déjanos un comentario y cuéntanos como te va con este tema!


Cada Semana.png

© 2020 by BME Services

bmelogo1.png